Bled

Sábado por la mañana. Aprovechamos el día soleado que hizo para conocer un poco más Eslovenia. Esta vez decidimos poner rumbo a Bled.

Bled es una población situada a orillas del “lago Bled” y ubicada en los Alpes Julianos en la zona noroccidental de Eslovenia. Se encuentra a pocos kilómetros al sur de la frontera con Austria y a unos 50 kilómetros al noroeste de la capital del país, Liubliana.

Cogimos el tren desde Liubliana sobre las 9:45 (salió con media hora de retraso), la verdad es que  el paisaje era espectacular, los días anteriores había estado nevando y durante todo el trayecto íbamos observando como la nieve había dejado un manto espeso blanco y reluciente. Hacia un día frío y soleado, así que todo lo que nos rodeaba desprendía mucha luz. El trayecto duró unos 45 minutos, el tren pasaba por pueblecitos muy pequeños y muy bonitos, algunos pegados a la montaña y de no más de cien casas, pero de nombres que desconocemos porque dentro del tren no había ningún aviso de cuales eran las próximas paradas. Nosotros llevamos nuestra guía y nos hacíamos una idea. Teniendo en cuenta que Bled es uno de los puntos más turísticos del país, suponíamos que donde la mayoría de gente se bajase del tren allí sería donde tendríamos que bajar. Y ahora viene lo bueno.

Veiamos que el tren llegaba a las montañas y que no tardaría mucho el turno de bajarse. Así pues  el tren se paró en una estación donde pone “Lesce Bled”, nosotros dudábamos si era o no era esta la parada, cuando al final decidimos levantarnos y bajar, las puertas se cerraron y el tren arrancó “chuf chuf chuf”, empezó a coger velocidad y nosotros con el rostro de “mierda y ahora hacia donde nos llevará”. Justo andaba por ahí un revisor y al ver nuestra cara nos pregunta (en Esloveno intraducible claro) -“¿Queríais bajaros allí? y nosotros con cara de no saber si Si o No -“pues yes yes!”. Va el revisor y pega un silbido ensordecedor, de esos que te dejan el tímpano dando palmas, todos los pasajeros del tren se giraron a ver que pasaba, a ver quien es el que estaba rompiendo la paz entre tanta naturaleza (solo los Españoles pueden liarla así). La única persona que no se estaba enterando de nada era “El maquinista”, así que el revisor no se lo piensa dos veces y se dirige hacia el, entra en la cabina de mando y sale unos segundos más tarde mirándonos con cara de -“No problem No problem esto lo tengo controlado”. “El maquinista” a lo suyo sigue con el tren en marcha “chuf chuf chuf”, y el revisor ya poniendo cara de -“me está vacilando” se gira y suelta un silbido el doble de fuerte. El tren se frena de golpe, y ya cuando está completamente parado…se hace un silencio, todo el mundo atento, se abren las puertas del tren. El revisor suelta en esloveno “ya podéis bajar anda..”. Unos dos metros de altura había de la puerta a la vía del tren, saltamos y ahí flipando la que estábamos liando, nos quedamos clavados. Ya en la vía, el tren sigue y caminamos por la gravilla, pegados a las vías hacia la estación.

Al llegar nuestra maravillosa sorpresa y cara de pringaos; no era la parada que teníamos que haber bajado sino la siguiente. Por suerte había un bus especial para pringaos esperando allí, que nos llevo hasta el lago Bled (a unos 5Km) por poco más de un euro. En fin…

Image

Bien, por fin, ahora si llegamos al lago Bled. La verdad es es un sitio espectacular, un lago glacial verde esmeralda, su iglesia de tarjeta postal sobre un islote en forma de lágrima, un castillo medieval situado en un acantilado rocoso y algunos de los picos más altos de de los Alpes Julianos y los Karavanke como telón de fondo.

Image

Nos recorrimos los 6km de paseo a lo largo de la orilla y subimos a lo alto de un escarpado acantilado más de 100m por encima del lago donde se alza el Castillo de Bled, una fortaleza medieval, con torres, murallas, fosos y unas fabulosas vistas. Tanta caminata y belleza nos dejó hambrientos y paramos a comer en la pensión “Milno”, tenían un menú por 9´90€ que incluía una sopa caliente y de segundo carne con patatas con salsa de pimientos, una pedazo de ensalada y un postre riquísimo de chocolate y nata.

Image

Visto todo, subimos caminando por la carretera una media hora hasta llegar a la estación de tren (no había ninguna señalización, tuvimos que preguntar varias veces como llegar). Y allí en una solitaria y silenciosa estación de montaña, con aspecto de abandono, donde no había una información decente de los horarios esperamos una hora.

Image

Ya empezaba a oscurecer cuando llegó el tren. Era un tren internacional, dentro había unos camarotes con asientos para unas seis personas. Elegimos uno en el que había una mujer que nos miró con cara amable de querer compañía, que le diesen conversación. Ella (no llegamos a decirnos los nombres, sabíamos que no nos volveríamos a ver) era una mujer mayor Alemana, deduzco por su aspecto, por sus manos rugosas, que debió nacer justo después de la Segunda Guerra Mundial. Era de Munich y se dirigía a Zagrev donde también tenía una casa, nueve horas de trayecto en tren entre las dos ciudades le esperaban. Tan amable que hizo el gesto de dejarnos dinero cuando vinieron a cobrarnos los pasajes y nosotros buscábamos calderilla. Tenía muchas ganas de hablar porque llevaba muchas horas sola y no llevaba nada más que su bolso, pero la pobre no sabía inglés, solo hablaba Alemán. Es increíble ver como el ser humano tiene la necesidad de compartir y se ve limitado por el idioma. Nos miraba y sonreía como un abuelo mira a su nieto.

Después de 45 minutos, el tren llegaba a nuestro destino, nos despedíamos de la amable y  sonriente señora entre los cristales que se cerraban, deseandonos buen viaje y buena suerte de cara al futuro con la mirada.

Botas fueras, ducha caliente y cena.

El final de un dia más en Eslovenia.

Anuncios

4 comentarios en “Bled

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s